ALFONSO LEGAZ ¿En qué momento se jodió la prensa española de la democracia?

El final de la actual prensa española es un hecho. No la crisis, o las deudas, o la falta de ventas, es la falta de credibilidad ganada a pulso ante la gente lo que está acabando con el sueño de su plan inicial: informar con honestidad. Otra prensa toca ya.

Alfonso Legaz para Fòrum per la Memòria del País Valencià

No puedo evitar pensar en aquella frase de Conversación en la Catedral en que el narrador nos revela el pensamiento del periodista Zavalita, el héroe: “¿En qué momento se había jodido el Perú?” La obra es una y el hombre otro, y no es culpa mía que Vargas Llosa se coloque a la derecha de cualquier raya pintada en el suelo, como tampoco es culpa mía que esa mujer de la fotografía no sea quien afirman que es diversos diarios y blogs de este país que tanto le gusta a Vargas Llosa. Aún más sospechoso el caso de La Vanguardia de hace unos días, donde se sugiere que el pie de foto podría no estar de acuerdo con su foto (foto especial, dice el pie, como si el responsable de edición ignorase el poder de situar la fotografía junto al texto), como preparando una vía de escape: claro, es que esa mujer de la foto “utilizada” para la promoción en España de la novela Mika, del Elsa Osorio, no es Micaela Etchebéhère como se afirma, o más conocida por Mica Feldman, esa mujer es Margarita Nelken y ella fue cualquier cosa menos alguien relacionado con el POUM, como lo fue la primera y por lo que, entre otras cosas, la convierten hoy en heroína de una novela.
Así, trasladar la pregunta desde una obra maestra de la novela al contexto de la realidad española actual: ¿en qué momento se jodió la prensa española de la democracia?, no es culpa mía. Es culpa sin duda alguna de la prensa española. Y lo es porque en el baño de complicidades e intereses en que se sumerge cada día la prensa española, ha perdido incluso el mínimo pudor que debe guardarse para, presumiendo imparcialidad, no aparecer patética ante los lectores como esa peonza que da sus últimos giros ante de detenerse para ser lanzada de nuevo por la mano que la hace girar: esa fotografía realizada a Margarita Nelken por Agustí Centelles, posiblemente no sea tan conocida como otras del gran fotógrafo republicano, pero suya es, y él una figura emblemática para muchas personas en este país donde se venden estos periódicos, esos diarios, donde se leen esos blogs. Lo insultante es que la prensa apueste por su propia corrupción corrompiendo a sus lectores, adelantándonos a todos que nos consideran estúpidos. ¿En qué momento se jodió la prensa española de la democracia?

¿Hay que hacer historia de quiénes fueron estas dos mujeres? Excesivo para los tiempos que corren donde la historia más que nunca debe ser invadida con calzador por un pie como de salvaje aborigen que anduvo descalzo desde donde alcanza a recordar su Wikipedia de Android. En las calles se clama sobre todo contra la bajada de los sueldos y diversos recortes de índole económica, no contra la eliminación de nuestra historia moderna. El mal del aborigen es su falta de pasado que le acarrea el resto de plagas actuales. En estado de Shock, no puede alcanzar ningún sitio porque no sabe de donde viene. Pero algo sí puede aventurarse sobre las posibles estrategias utilizadas para sustituir a una mujer por otra. Y lo primero que llama la atención es que siendo Mica Feldman miembro del POUM, y éste un partido marxista exterminado literalmente por el PCE durante la guerra, sea precisamente la imagen de Margarita Nelken —parlamentaria comunista— la que a efectos de promoción de la novela sustituya a esta mujer argentina con tan poco interés por la servidumbre de ciertas militancias. Y digo ciertas militancias porque es de dominio de todo aquel que quiera estudiarlo, las presiones desde Moscú sobre el gobierno Republicano y sobre los afiliados al PCE para combatir el espíritu revolucionario que caracterizaba al POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista), y que dio al final con los huesos de sus miembros en la cárcel entre otros, por mérito del PCE. ¿En qué momento se jodió la prensa española de la democracia?

Entiendo que la fotografía de Agustí Centelles (la de Margarita Nelken) tenga, como toda su obra, el atractivo inevitable a toda gran obra fotográfica: el mensaje a través de su inteligente retórica de la imagen, los iconos que utiliza, los que rompe y sobre todo, sobre todo, esa capacidad para captar la pose y la mirada llena de vehemencia en la madrileña, porque la Nelken, en contra de Mica Feldman que nace pobre en Buenos Aires, nace aquí, en la capital del reino y no mal posicionada socialmente. Es un gran retrato. No en vano yo mismo cierro con él mi libro Andaluz, donde trabajo literatura a partir de las fotografías de Centelles. Entiendo que alguien pueda sentirse atraído a utilizarlo para ilustrar la implicación femenina en la Guerra Civil Española, pero hay muchos retratos de mujeres en el frente y en la retaguardia, el mismo Centelles lo afirma: “se fotografiaron mucho las mujeres”. Mujeres apostadas francotiradoras en una azotea; sujetando un fusil ante tantas Leyca que atraparon España; mujeres valientes que le daban una patada en el culo al confesionario y se decidían a luchar junto a sus hombres por unos principios elementales para su sociedad; y sobre todo hay imágenes de Mica Feldman, como las de la portada de su libro, presentado en Argentina durante el mes de junio de este año. Pero, claro, qué portada más tocapelotas para la historia del PCE: esa mujer heroica, la capitana que guiaba milicianos en el frente, fotografiada junto a tres de sus compañeros enarbolando un estandarte del POUM. La capitana pertenecía al partido revolucionario que exterminó el PCE. Que muchos de sus compañeros tuvieran que abandonar la lucha no es mérito del fascismo franquista, es merito del Partido Comunista de España. Esto es historia y no agua pasada, por eso aquí en España jode tanto esa portada de Seix Barral, y en Argentina y dentro de poco en Méjico, funciona. Nos falta historia y su re-escritura es una re-presentación. ¿En qué momento se jodió la prensa española de la democracia?

¿Le importa a la actual fuerza posfranquista que esta novela se publicite con la imagen de un miembro del POUM? Le importa un pito. La pregunta de cualquier policía es la siguiente: ¿A quién beneficia que esta novela de Elsa Osorio se promocione en diversos diarios españoles no con una imagen de las víctimas del ansia de poder estalinista en España, como lo fue Mica Feldman, sino mediante un miembro honorífico, una intelectual, una escritora, pintora, crítica de arte, diputada comunista de un PCE que llegada la democracia actual se vendió al poder saliente del dictador para alcanzar a un pedazo de pastel? ¿En qué momento se jodió la prensa española de la democracia? Porque claro, la falta de conocimientos históricos del aborigen es palmaria, hasta el punto de ignorar que fue el PCE quien acabó con la revolución que en paralelo a la guerra defendiendo el país de las hordas fascistas, se extendía entre otros de la mano del POUM, de la mano de mujeres como Mica Feldman, de la mano de hombres desaparecidos misteriosamente como Andreu Nin, dirigente del POUM durante la guerra, atrapado en una checa republicana… ¿que qué es una checa comparado con los recortes a funcionarios, en educación, en sanidad y etc, etc ? En fin, George Orwell tampoco estaría orgulloso de la prensa española actual, él que vino a luchar a España por nosotros, enrolado en las filas del POUM, y dejando bien claro en su Homenaje a Cataluña el papel del PCE en los enfrentamientos de 1937 en Barcelona de donde el POUM saldría condenado a muerte. ¿Cuánto PCE está en el 1984 del escritor y periodista británico? Agustí Centelles tampoco estaría orgulloso de que usaran su fotografía para continuar machacando a los que lucharon por la democracia. El trabajito realizado por La Vanguardia o La Razón hace unos días apesta. Pero es muchísimo peor aún la manipulación —vaya usted a saber sirviendo a qué amo— de una fotografía que publica la revista digital Quiero Leer , con fecha del 31 de julio, donde la foto que acompaña a una entrevista a la autora de la novela, es la de unas manos sujetando unas fotos sueltas. La mano derecha sujeta una de un grupo de militantes, aparentemente del POUM. La mano izquierda, y aquí es donde se vuelve irrespirable el hedor de la mentira y el intento de tergiversación de la historia, su intento de re-escritura: sujeta esa mano izquierda de mujer la fotografía de Margarita Nelken, la que hizo Agustí Centelles, y cínicamente la acerca a la foto de la mano derecha, produciendo una relación semántica clara, un diálogo como cualquier fotógrafo sabe, primero entre ellas dos, y luego con el espectador. Efecto máximo si en la campaña de algunos diarios escritos de gran tirada ya están sustituyendo a la verdadera Mica Feldman, por la comunista Margarita Nelken. Y no vale la socorrida utilización de publicar en la cabecera del artículo la fuente de la noticia: el periódico o la revista son quienes finalmente están publicando bajo el oropel de su nombre y ratificados con el nombre de un director de edición, y quienes harán negocio con ello ejemplar a ejemplar.

Son quienes venden información falsa, quienes venden fotografía manipulada, noticias deformadas, quienes se han cepillado la prensa española. ¿Que el mal rollo que respira la fotografía de prensa es internacional? Consuelo de tontos a quien consuele esto. ¿Crisis, bancarrota de los periódicos por préstamos de la edad dorada? No venden y punto. Si su prestigio estuviera a buen recaudo otro gallo les cantaría. Si no es así, si esto de publicar lo que sea citando sin más la fuente, como garante de imparcialidad del medio, es un derecho de libertad inalienable del medio, sin más, si emparejar cualquier fotografía con cualquier texto vale, como si estuviésemos ante una pared del MOMA o ante el urinario de Duchamp, entonces debemos afirmar que la prensa española de la democracia se jodió cuando dejó de hacerse responsable de lo que publicaba en sus páginas, cuando se convirtió en mero intermediario. Toca hacer otra prensa. Sin duda.

imagesjjh radio-malva-textos-3

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s