Medios alternativos : Contenidos de la realidad social

la otra radio…e

En los últimos  diez años los medios de comunicación han cambiado y Radio Malva , lo sabe .La concepción  básica de receptor y emisor , se desdibujan en los nuevos  procesos de producción de contenidos .Hoy día , la gente construye sus propios medios de comunicación e información  .

Los medios alternativos , cumplen un rol social necesario dentro de la estructura comunitaria ciudadana.

Por : DEBORAH GROS

En el documental de radio, así como en su equivalente audiovisual, el punto de partida siempre es la realidad. Texturas, paisajes sonoros y ruidos, dotan de poesía a esta disciplina.

documentalradio

Además de un medio de información y de comunicación, la radio también es un espacio de creación y experimentación. Como el cine, la pintura o la literatura, la radio tiene su propio lenguaje, y el autor radiofónico utiliza los elementos de este lenguaje – la voz, el sonido ambiente, la música, el silencio– para contar historias, sugerir atmósferas y crear espacios o personajes, asumiendo su propia subjetividad.

Huyendo del espacio cerrado y protegido del estudio de radio, el documentalista sale a la calle micrófono en mano para captar las voces y los sonidos del mundo. Aunque el resultado sea exclusivamente sonoro, no deja de ser “visual”: convirtiendo el material auditivo en imágenes mentales el oyente crea en su mente su propia película. Hoy en día existen concursos y festivales dedicados a la creación radiofónica en países como México, Estados Unidos, Italia o Francia, pero el documental sonoro no deja de ser un género marginal en el paisaje radiofónico internacional. Sin embargo gana terreno en la web, donde le dedican espacio numerosas radios on line, liberadas de las restricciones de la parrilla.

Un documental no se puede realizar con la urgencia de un boletín informativo. Impone un ritmo más pausado: el de la escucha. Y escuchar requiere paciencia y regularidad. Cada fase de la creación de un documental sonoro, de la escritura a la grabación, al montaje y la mezcla de audio, puede durar semanas o meses.

Cualquier situación puede convertirse en materia interesante a partir del momento en que llama la atención y la curiosidad del creador. En su documental Higiene urbana, el alemán Jonas-Raoul Witsch se interesó por la vida cotidiana de los trabajadores del servicio de limpieza y los acompañó durante sus rondas nocturnas captando sonidos y testimonios con el objetivo de rehabilitar su palabra y su labor. Para realizar ¿Quién conoció a Lolita? (Premio Europa 2010 al mejor documental de radio), Mehdi Ahoudig se centró en un suceso que pasó desapercibido en los medios: una madre y sus dos hijas fueron halladas muertas en su piso de Marsella, pero más allá de lo anecdótico del caso, el documentalista investigó durante meses para sacar a la luz las contradicciones de un barrio, de una ciudad y de un destino.

La escritura radiofónica

El documentalista de radio procede igual que muchos novelistas: elabora la trama narrativa de su historia a través de la documentación y del trabajo de campo. Las primeras grabaciones que efectúa, junto a las transcripciones de las mismas, le sirven para distinguir con más precisión las situaciones, los personajes y los ambientes que forman parte de la estructura del documental. Busca testimonios originales y sinceros que dan al tema fuerza y poesía. La realidad es inestable, cambiante; por lo tanto, el proyecto se transforma y el autor se adapta. Poco a poco aparecen escenas y secuencias narrativas que el documentalista va montando con un programa de edición de audio hasta llegar a la forma final de su obra.

Así, en el documental Odile, donde la realizadora francofinlandesa Jenny Saastamoinen cuenta en primera persona una experiencia íntima (cómo su madre la abandonó cuando era niña), la autora reconstruye cronológicamente su propia búsqueda de la verdad entremezclando conversaciones con sus familiares y lecturas de la correspondencia entre su madre y su abuela. En la tipología que él mismo ha establecido, el periodista y autor radiofónico francés Christophe Deleu menciona el documental de ficción, que mezcla elementos reales: entrevistas, archivos, captaciones de sonido in situ y elementos ficcionales: extractos de películas, grabaciones en estudio con actores.

Un buen ejemplo es Darwin:Un viaje en el tiempo (mención especial en los Premios Ondas de radio 2010), emitido en Documentos RNE. Para contar la historia de Charles Darwin, los realizadores Mayca Aguilera, Ignacio Elguero y Álvaro Soto recrean un imaginario viaje hacia el futuro en una nave espacial con un grupo de auténticos científicos especialistas en la obra del naturalista inglés. Las intervenciones de los “tripulantes” se mezclan con escenas de la vida de Darwin interpretadas por actores.

A menudo es muy difícil determinar la frontera entre realidad y ficción, y el documental, independientemente del subgénero, se sitúa en estos límites difusos. Cuando el autorprocede a la grabación, a la construcción y al montaje del documental, decide valorar parte de los hechos y prescindir de otros. En este sentido, por muy fiel a la realidad que pretenda ser, cualquier trabajo documental tiene un componente de ficción.

Un mundo de sonidos

El documental de radio se caracteriza por la riqueza y variedad de sonidos que lo componen: paisajes sonoros, composiciones musicales, efectos y ambientes. Estos elementos se incorporan a la trama narrativa guiando el oyente en su viaje: sirven de respiración, de transición y muchas veces cuentan más que las palabras. En un documental sobre la leyenda de la Tarasca, un monstruo del folclore provenzal, la autora australiana Kaye Mortley da vida al animal a través de sonidos: un fuelle se convierte en su respiración, los crujidos de un suelo de madera en los movimientos de su caparazón. Gracias a estos elementos, cada oyente construye su propia imagen de esta criatura, porque el sonido tiene algo mágico que nos lleva a la infancia, y aunque estemos rodeados de nuevas tecnologías que nos hacen cada vez menos impresionables, el sonido conserva su poder evocador: oímos unos pasos… ¡y aparece el monstruo! //

Fuente :

http://www.diagonalperiodico.net/Contar-la-realidad-con-sonidos.html#forum3334

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s